Relaciones oclusales de los dientes anterires

Tuesday, May 02, 2006

Relaciones oclusales frecuentes de los dientes anteriores


Al igual que los dientes maxilares posteriores, los anteriores normalmente presentan una posición labial respecto a los dientes anteriores mandibulares. Sin embargo, a diferencia de los posteriores, los anteriores, tanto maxilares como mandibulares, presentan una inclinación labial de entre 12º y 28º respecto a una línea de referencia vertical. Aunque existe una amplia variación, en la relación normal se observa un contacto de los bordes incisivos mandibulares con las superficies linguales de los incisivos mandibulares con las superficies linguales de los incisivos maxilares. Estos contactos habitualmente se realizan en las fosas linguales de los incisivos maxilares. En una posición aproximadamente 4 mm en sentido gingival respecto a los bordes incisivos. En otras palabras, cuando se examina desde un plano labial , de 3 a 5 mm de los dientes anteriores mandibulares, quedan ocultos por los dientes anteriores maxilares, dado que las coronas de los dientes anteriores mandibulares tienen un poco longitud aproximadamente de 9 mm, poco mas de la mitad de la corona continua siendo visible en sentido labial.

La inclinación labial de los dientes anteriores es indicativa de una función distinta de la de los dientes posteriores. Como se ha comentado anteriormente, la principal función de los dientes posteriores es facilitar una fragmentación eficaz de los alimentos durante la masticación, al mismo tiempo que se mantiene la dimensión vertical de la oclusión. Los dientes posteriores están alineados de tal forma que las fuerzas verticales intensas de cierre puedan aplicarse en ellos sin que se produzcan efectos adversos en los mismos dientes ni en las estructuras de soporte, la inclinación labial de los dientes anteriores maxilares y la forma en que se produce la oclusión con los dientes mandibulares no favorece la resistencia ante las fuerzas oclusales intensas. Si durante el cierre mandibular se producen fuerzas intensas sobre los dientes anteriores, hay una tendencia a un desplazamiento labial de los dientes maxilares. En consecuencia, en una oclusión normal, los contactos que se llevan a cabo en los dientes anteriores en la posición de intercuspidación son mucho mas leves que los dientes posteriores. Es frecuente la ausencia de contacto en los dientes anteriores en la posición de intercuspidación. Por lo tanto, la finalidad de los dientes anteriores no es el mantenimiento de la dimensión vertical de la oclusión, sino guiar a la mandíbula en los movimientos laterales. Los contactos de los dientes anteriores que proporcionan esta guía de la mandíbula se denomina guía anterior.

La guía anterior desempeña un importante papel en la función del sistema masticatorio. Sus características las da la posición exacta y la relación de los dientes anteriores, que se puedan examinarse tanto horizontal como verticalmente. La distancia horizontal en la cual sobresalen los dientes anteriores maxilares con los dientes anteriores mandibulares se denomina sobremordida horizontal ( un overjet o resalte), es la distancia existente entre el borde incisivo labial del incisivo maxilar y la superficie labial del incisivo mandibular en la posición de intercuspidación. La guía anterior también puede examinarse en el plano vertical, en lo que se denomina sobremordida vertical ( un overbite).
La sobremordida vertical es la distancia existente entre los bordes incisivos de los dientes anteriores antagonistas. Como se ha indicado antes, la oclusión normal tiene una sobremordida vertical aproximadamente de 3 a 5 mm. Una característica importante de la guía anterior la da la intrincada interrelación de estos dos factores.

Otra función importante de los dientes anteriores es la de realizar acciones iniciales de la masticación. Los dientes anteriores actúan cortando los alimentos cuando son introducidos en la cavidad oral. Tras la incisión, el alimento se transporta rápidamente a los dientes posteriores para una fragmentación mas completa. Los dientes anteriores también tienen un papel importante en el habla, el soporte de lo labios y la estética. En algunas personas no existe esta relación normal de los dientes anteriores. Las variaciones pueden deberse a diferencias en los patrones del desarrollo y crecimiento. Algunas de las relaciones se han designado con términos específicos. Cuando una persona tiene la mandíbula infradesarrollada (relación molar de clase III), los dientes anteriores mandibulares con frecuencia contactan en el tercio gingival de las superficies linguales de los dientes maxilares. Esta relación anterior se denomina mordida profunda (sobremordida vertical profunda). Si en una relación de clase II anterior, los incisivos centrales y los laterales maxilares tienen una inclinación labial normal, se considera que se trata de una división 1 . Cuando los incisivos maxilares tienen una inclinación lingual, la relación anterior se denomina clase II, división 2. Una mordida profunda extrema puede dar lugar a un contacto con el tejido gingival palatino respecto a los incisivos maxilares.

En otras personas con un crecimiento mandibular pronunciado, los dientes anteriores mandibulares con frecuencia tienen una posición anterior contactan con los bordes incisivos de los dientes anteriores maxilares ( relación molar de clase III). Esto se denomina relación de borde a borde. En casos extremos, los dientes anteriores mandibulares pueden tener una posición tan anterior que no se produzca ningún contacto en la posición de intercuspidacion (clase III). Otra relación dentaria anterior es la que tiene en realidad unas sobremordida vertical negativa, en otras palabras, con los dientes posteriores situados en una intercuspidacion máxima, los dientes anteriores opuestos no se entrecruzan, ni siquiera contactan entre si. Esta relación anterior se denomina mordida abierta anterior. En una persona con una mordida abierta anterior puede que no haya contacto de los dientes anteriores durante el movimiento mandibular.